Saltear al contenido principal
Tercer Chakra, Plexo Solar

Tercer chakra, plexo solar

El tercer chakra se sitúa en la zona del plexo solar por encima del ombligo, en la parte alta del abdomen, es decir, el área del estómago que incluye el aparato digestivo superior, el páncreas y la vesícula .A través del ombligo una persona recibe alimento y energía del vientre de la madre cuando comienza su vida como feto.

Su nombre en sánscrito, “Manipura” se crea a partir de la palabra “mani” que significa joya brillante y “pura” que quiere decir ciudad.

Se asocia al color amarillo y al sentido de la vista. Se representa por una flor de loto de diez pétalos, como símbolo de haber completado un ciclo, de ahí que su arquetipo sea el guerrero espiritual. Su elemento es fuego y está ligado a Visnú.

Este centro de energía se relaciona con el poder de la voluntad que te impulsa a actuar, la habilidad del autocontrol y el derecho a pensar por uno mismo y por tanto, la libertad propia.

Se alimenta por el fuego del plexo solar. Dentro del triángulo inferior que conforman los tres primeros chakras, este es el más sutil de todos ellos. Es la fuente de reserva de energía del cuerpo humano donde empieza la energía Kundalini que luego asciende por la columna vertebral. De ahí que se aconseje hacer estiramientos al despertarse en la mañana para conseguir la estimulación adecuada de la Kundalini y sentir que te energizas para el resto del día.

Es la puerta de entrada al cuarto chakra que sirve de puente a los planos superiores. Los tres chakras inferiores pertenecen al plano del inconsciente y el plexo solar permite unir estas energías para entrar en el reino superior de la conciencia.

Etapa evolutiva del tercer chakra

En relación a la evolución de la persona este centro energético está asociado a la etapa de la adolescencia, cuando la persona reivindica su posición y manera de pensar en la vida. Es el momento del reconocimiento y personalidad propia.

Cuando el tercer chakra está abierto te sientes en control de las situaciones, respetas las relaciones con los demás y contigo mismo y sientes. Te sientes con confianza y autodeterminación para afrontar el día y sabiendo que todo depende de las decisiones que tomes para dirigir el rumbo de tu vida. Cuando el plexo solar domina te sientes expresivo, sin agobios, con un nivel alto de auto-aceptación, vistes con colores vistosos y te sientes con vitalidad radiante.

Si tienes este chakra cerrado a pesar de tener buenas ideas y las mejores intenciones, no podrás ver los frutos. La persona se puede sentir bloqueada y sin energía para pasar a la acción. Se intenta proteger en extremo por miedo a dejarse influir por otros.

Cuando el chakra del ombligo está poco activado, tiendes a ser pasivo e indeciso, te sientes más timidez y que no puedes alcanzar tus propósitos.  Al sentir la falta de energía se busca de forma externa por estimulantes, ya sea comida o drogas.

Si el tercer chakra está sobre activado te vuelves una persona dominante e incluso agresiva.

Desequilibrios del tercer chakra

Los síntomas que aparecen cuando el chakra del plexo solar se desequilibra son: problemas digestivos, úlceras estomacales, diabetes, estreñimiento, colitis, parásitos, hipoglucemia, nerviosismo, mala memoria, pensamientos estancados,

Cuando la balanza se inclina hacia el exceso, la persona tiende a querer ser el centro de atención, al egoísmo, se torna manipuladora e incluso un experto chantajista emocional. Mientras un defecto de esta energía provoca que la persona sienta poco amor propio, permita que le dominen los demás, tiene sentimientos de impotencia y falta de asertismo y autoconfianza.

Algunas situaciones que pueden provocar el bloqueo de este tercer chakra son la presencia de padres muy críticos y severos, que sean hijos no buscados ni deseados, un ego herido por rechazo amoroso y querer a toda costa tener el control de todo.

Cómo equilibrar el tercer chakra

Algunos estimulantes para activar y balancear este tercer chakra son la lectura de libros estimulantes y educativos, la formación en distintas áreas, realizar juegos mentales, tomar el sol, llevar a cabo algún programa para desintoxicarte, tomar comidas y bebidas amarillas, el uso de ropa y gemas amarillas, así como la utilización de aceites esenciales como el limón o el romero. 

Un buen ejercicio para abrir este tercer chakra es nada más levantarse por la mañana posicionarte delante de la ventana abierta y realizar veinte respiraciones lentamente mirando al sol y dejando que la luz amarilla fluya por tu cuerpo e ilumine cada parte.

Otra manera ideal es la meditación centrando la atención en el centro del ombligo y visualizando un sol que crece al inhalar y decrece al exhalar. También los puedes acompañar del mantra “RAM” en este caso, el mudra correspondiente que consiste en entrelazar  los dedos a la altura del estómago, después se suben los dos dedos centrales juntando sus yemas, mientras el resto siguen entrelazados.

Y finalmente, acompañarlo con las siguientes afirmaciones “Estoy en contacto con mi fuente de poder personal”, “Yo tengo el poder de dar y recibir, de amar y de expresarme libremente”, “Soy capaz de manifestar la abundancia en todas las áreas de mi vida” “Me siento seguro y confiado en conseguir todo lo que me proponga”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
Responsable Mente-conciencia.com. +info....
Finalidad Gestionar y moderar tus comentarios.. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. +info...
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba