Saltear al contenido principal

Sanación energética

Los principios de la medicina de la energía, también conocida como terapia energética, tacto terapéutico o toque sanador, tienen su origen en la física cuántica.

Todo proviene de una misma Fuente Original de amor cósmico que nos creó a todos y mantiene unidos por hilos invisibles al ojo humano, la energía. 

Todo es energía, consciencia pura. Nosotros mismos somos energía y estamos rodeados de partículas cuánticas repletas de información.

El cuerpo humano cuenta con un complejo sistema de centros energéticos que permite el perfecto funcionamiento del organismo, así como el equilibrio mental y emocional.

Los síntomas físicos, mentales, emocionales y espirituales surgen del desequilibrio de la energía. Las desviaciones de esta energía es lo que desencadena lo que se conoce como enfermedades.

💖 ¿Deseas sanarte de manera holística? 💖

Como sanadora energética te puedo ayudar con las siguientes terapias:

Terapia E.A.E.

E.A.E. es la abreviatura para Energía Almíca Espiritual. Es una terapia canalizada para la armonización y sanación a todos los niveles.

EL AMOR ES…  EL GUíA

LA MENTE ES… . LA QUE CONSTRUYE

LO FÍSICO ES… TAN SÓLO… EL RESULTADO

E.A.E. es una nueva técnica canalizada de la Fuente por el reconocido médium Juan Carlos García Gimeno y transmitida directamente a los alumnos para que gracias a guías y médicos del cielo se ayude a los pacientes a:

  • Aliviar, Acompañar y  Equilibrar cualquier bloqueo, trauma, dolor o desequilibrio a nivel físico, emocional, mental y espiritual.

La idea fundamental de esta terapia, proveniente directamente del mundo espiritual, consiste en hacer consciente el verdadero valor y poder del alma humana para lograr la perfecta armonía.

Es una técnica para abrir nuestros canales, nuestra parte más intuitiva, el alma y la conexión con el mundo espiritual.

Como terapeuta me convierto en un canal para que la energía viaje a través de mis manos y la información tanto del guía espiritual como del médico del cielo sea recibida y transmitida al paciente hablando de alma a alma.

Formamos un triángulo perfecto (médico del cielo+guía espiritual+yo/terapeuta), lo que se conoce como la Santísima Trinidad, para trabajar en conjunto y ayudar al paciente a reestablecer el equilibrio en todos sus cuerpos; físico, emocional, mental y espiritual, y, de esta manera, recuperar la vitalidad, la autoestima, la felicidad y en definitiva, la plenitud del Ser.

Cada vez que una persona reciba la sanación se acoplará un médico del cielo y guía de acompañamiento para la técnica. Es una terapia de conexión con el mundo energético.

Las enfermedades nos las creamos nosotros mismos. El cuerpo humano es una maravillosa máquina energética que puede curar todo. Somos creación perfecta con una grandísimo potencial y nos podemos curar a nosotros mismo, pero el miedo nos desconecta.

Gracias a esta terapia podrás volver a reconectarte con tu esencia de luz divina.

Si estás interesad@ en recibir una sanación energética gracias a la Energía Almíca Espiritual (E.A.E), da al siguiente botón para recibir más información sin compromiso y tomar la mejor decisión para ti.

La curación espiritual ocurre cuando comenzamos a reconectarnos conscientemente con nuestro ser esencial: la entidad sabia, amorosa, poderosa y creativa que somos en nuestro núcleo”. Shakti Gawain

Terapia Reiki

La palabra Reiki se traduce por Energía Vital Universal. El método fue desarrollado por el japonés Mikao Usui, aun cuando el uso de la energía para realizar curaciones a través de las manos es tan antiguo como la propia humanidad.

Reiki es una terapia energética proveniente de la energía cósmica para ayudar a equilibrar la energía terrenal tras recibir una sintonización de maestro a alumno.

El Reiki aporta crecimiento personal y equilibrio energético, favorece el balance emocional y beneficia a la salud física.

El uso de esta terapia consiste en canalizar la energía externa universal e inagotable a través del cuerpo humano.

Como terapeuta me convierto en un canal por el que esta energía viaja para descender a través de mis manos al paciente. La energía cósmica trabaja de manera inteligente dirigiéndose a aquellas áreas que necesitan más atención y cuidado.

La energía universal es ilimitada a diferencia de la corporal. Por ello, ayuda a mejorar los niveles generales de energía, a aumentar la paz interior, a expresar con serenidad las emociones y a sacar las energías de baja vibración del organismo.

Esta energía amorosa limpia, depura y equilibra.

Alguno usos del Reiki:

  • Tratar situaciones emocionales (ansiedad, depresión, estrés, timidez, falta de autoestima, traumas y bloqueos).
  • Ayudar a sanar los dolores agudos y crónicos, quemaduras o inflamaciones.
  • Mejorar el sistema inmunológico.
  • Proporcionar más equilibrio mental y emocional.
  • Fomentar la calma, relajación y paz interior.
  • Desbloquear los centros energéticos que regulan el organismo.
  • Permitir la armonización de ambientes.

Durante una sesión de Reiki el terapeuta solicita a esta energía ilimitada la intención amorosa de sanar y le permite a través de sus manos que viaje allí donde el paciente lo necesita.

Si estás interesad@ en recibir una sanación energética gracias a la energía Reiki, da al siguiente botón para recibir más información sin compromiso y tomar la mejor decisión para ti.

La atención al cuerpo humano trae curación y regeneración. A través de la conciencia del cuerpo recordamos quiénes somos realmente”. Jack Kornfield

Belén Sambucety

ALGUNOS TESTIMONIOS DE CLIENTES DE LA TERAPIA ENERGÉTICA E.A.E:

Teresa S.

“No conocía esta terapia en concreto, al igual que muchas otras.
Me hablaron de ella y de la posibilidad de someterme a una sesión experimental. Acepté sin pensarlo y creo que es lo mejor que pude haber hecho.
No sólo fue una experiencia grata y sanadora la práctica de la terapia en sí misma, sino que durante las siguientes dos semanas experimenté directamente los beneficios de la misma, traducidos en bienestar físico y espiritual.
No obstante creo que sin duda esta práctica reporta mucho más que esto, realmente puede ser sanadora, únicamente pongo de relieve los efectos más tangibles en la corto plazo.
En todo caso, repetiría la experiencia y la recomendaría”

Nelly E.

“Fue mi primera experiencia con la terapia energética, tenía mucha curiosidad. Belén me guió en todo el proceso y tomó su tiempo para contestar a todas mis dudas.
La experiencia sensorial me resultó extraordinaria. Nunca había vivido y sentido eso y me vi en un estado a la vez abrumador y excitante porque era tan novedoso para mí. Descubrí otro estado mío que ni imaginaba.
El efecto relajante y liberador se prolongó unas semanas y tengo ganas ya de volver para otra sesión”.

Miriam M.

“Acudí a las sesiones de Belén por síntomas leves de ansiedad, sin saber muy bien que me esperaba durante la sanación. Puedo decir con creces que la sesión superó con creces todas mis expectativas. Es algo muy diferente a cualquier terapia conocida, pero con un potencial de sanar increíble. Una terapia directa al subconsciente para eliminar aquello que te está impidiendo vivir con plenitud que además te equilibra a todos los niveles. Salí de la sesión muy relajada y con una sensación de paz indescriptible. Recomendaría a Belén a cualquier persona que esté buscando una alternativa diferente para su sanación física, emocional y espiritual”

Estoyka A.

“En primer lugar quiero decir que me sentí muy cómoda con Belén en todo momento. Es esas personas que tienes la sensación de que la conoces de toda la vida.
Al principio de la terapia, la primera sensación fue tristeza por encontrarte con emociones muy profundas guardadas en mi interior. Luego fue una mezcla de paz, pena, luz, lucha….. sentía físicamente la resistencia de dejar soltar las emociones
Los días siguientes a la terapia la sensación fue de relajación, paz y bienestar. ¡Liberación!
¡Totalmente recomendable!
Gracias Belén “

Cristina F.

“La terapia con Belén me encantó.
Desde el principio me sentí muy cómoda, tanto en el espacio donde estuvimos como con ella. Eso fue clave, pues así pude estar relajada y abierta a lo que allí sucedía.
Fuimos trabajando con las imágenes que venían a mi mente y con las sensaciones de mi cuerpo, y la energía fluyó continuamente.
Me sorprendió sobre todo sentir cómo algunas partes de mi cuerpo de repente manifestaban un leve dolor, como si quisieran llamar la atención sobre algo.
Las indicaciones y el hacer de Belén ayudaban a comprender todo este proceso. Salí de allí con una sonrisa y sensación de ligereza, podría decirse que “menos bloqueada”, y esto perduró en los días siguientes.
Por supuesto que recomendaría la terapia, más a quien desee trabajarse a sí mismo en una buena dirección”.

Volver arriba