Saltear al contenido principal
Terapia Energética

Terapia energética

A lo largo de la historia se ha trabajado con infinidad de tipos de terapias energéticas relacionadas con la sanación, el mundo espiritual y todo lo que conlleva la sabiduría ancestral.

Los principios de la medicina de la energía, también conocida como toque sanador, se originan en la física cuántica.

Todo cuanto nos rodea y nosotros mismos es energía pura. Somos partículas energéticas provenientes de la misma Fuente Original en diversos formatos.

A lo largo de nuestra columna vertebral existen siete ruedas o puertas energéticas principales, conocidas con el nombre de chacras, que regulan el perfecto funcionamiento de las funciones vitales del cuerpo humano, así como el equilibrio mental y emocional.

Nuestro campo electromagnético, también conocido como aura, se puede encontrar “limpio” o “sucio”, dependiendo del tipo de energías de alta o baja vibración que sostenemos.

Los síntomas físicos, mentales, emocionales y espirituales surgen del desequilibrio de la energía. Las desviaciones de esta energía, provocada por distintas interacciones humanas, las preocupaciones, el estrés, la exigencia elevada, el deseo de control exacerbado… es lo que desencadena lo que conocemos como enfermedades.

Causas del desequilibrio energético

La ira o las emociones destructivas que te pueden invadir pueden llegar a originar reacciones violentas. Si te dejas llevar por el descontrol y la agresividad te estarás alejando de tu propia sabiduría natural de tu yo superior interior.

Las preocupaciones por posibles situaciones a futuro te restan energía y foco. Pre-ocuparse es una forma de evitar resolver los problemas en el presente. Lo mejor es ocuparse de lo que sucede en el momento actual y dejar de crearse terribles escenarios imaginarios que lo más seguro es que no ocurran. Si pierdes el tiempo ocupando tu mente con cosas superfluas, estarás perdiendo valiosas oportunidades por estar distraíd@.

La arrogancia, el miedo o la avaricia son otras caras del ego que te apartan de tu centro y el amor que eres por naturaleza. La queja por todo aquello que te falta en lugar de agradecer lo que tienes te alejan de la paz interna.

Finalidad de la terapias energética 

La finalidad que se persigue al aplicar una terapia energética es devolver al biocampo su equilibrio natural.

El tacto terapéutico es un método de transferencia de energía entre el sujeto y el universo mediante un sanador, es decir, la persona que realiza la imposición de manos, el cual actúa de nexo entre ambos. Esto facilita el bienestar biológico, fisiológico, emocional y espiritual de las personas que acuden a la terapia para ser tratados.

En la aplicación del tacto terapéutico, el practicante intenta ejercer de canal/conexión entre el universo y el individuo tratado con la finalidad de equilibrar el flujo de energía.

Este tipo de terapias aborda a las personas de manera integral reconociendo al ser humano como multidimensional. No podemos olvidar que tenemos un cuerpo emocional, un cuerpo mental y un cuerpo espiritual además del físico.

Esta sanación energética trabaja por tanto a a todos los niveles. En los planos emocional y mental para ayudar a equilibrar y armonizar procesos de cambios, duelos, traumas o bloqueos. En los planos físicos para aliviar dolencias y acompañar tratamientos de la medicina tradicional. Y en los planos espirituales para fomentar el reconocimiento y despertar espiritual.

Pese a la gran controversia social que puede existir frente a las terapias complementarias como por ejemplo, el reiki, se ha podido llegar a demostrar incluso de forma científica su eficacia para disminuir la sensación del dolor, calmar la ansiedad, promover el bienestar y mejorar su percepción de la realidad en pacientes sin ocasionar efectos adversos.

Las sesiones de la terapia energética

Las sesiones dependerán de la terapia energética elegida. En términos generales, después de una pequeña charla, el paciente reposa en camilla en modo relajado mientras el sanador aplica la imposición de manos.

La aplicación de la energía puede realizarse a cierta distancia del cuerpo o bien mediante el contacto corporal directo con el paciente, según el terapeuta perciba la energía y la necesidad en cada caso.

Toda terapia en base a la energía se encarga de limpiar y armonizar el campo energético removiendo residuos aurales para reestablecer de nuevo el orden natural y la armonización de todo el sistema de chacras.

El sanador trabaja desde el mundo sutil, es decir, aquellos planos no visibles al ojo humano, para ir a un nivel más profundo hacia las causas de síntomas, emociones o traumas del paciente. La energía viaja de manera inteligente para sanar, liberar y reconectar lo que sea necesario.

Después de una sesión lo que se suele notar la persona es relajación, paz, sensación de bienestar y ligereza. Mientras que a niveles más profundos se puede percibir una sensación de armonía e integración.

Tras una sesión de terapia energética

Si después de las sesiones la persona que ha acudido a la terapias continúa con malos hábitos, pronto reaparecerán los síntomas con los que acudió a consulta.

Por eso es necesario recordar que la sanación depende también de que cada persona asuma la responsabilidad de su vida, es decir, que modifique su estilo de vida para que la terapia tenga efectos duraderos.

Si el paciente sigue abusando de su cuerpo o alimentando su alma con pensamientos y emociones negativos, la energía volverá a sufrir un desgaste por las fugas creadas.

Toda terapia energética debe ir acompañada por un deseo interno real del paciente de realizar cambios en su vida. Se debe tener la intención de querer cambiar internamente. De lo contrario la persona no sanará de manera duradera.

Tus fuerzas naturales, las que están dentro de ti, serán las que curarán tus enfermedades”.  Hipocrátes

La energía sana, pero la responsabilidad de mantenerse sano es de uno mismo.

La energía se encarga de desbloquear los centros energéticos y reestablecer la armonía, pero si el paciente decide volver a los viejos hábitos que producen un descenso de la vibración y apertura de fisuras energéticas, de nuevo reaparecerán los mismos bloqueos, dolores y emociones densas que impiden que el alma se exprese con todo su potencial

Como almas provenientes de la energía universal, somos eternas. Este tipo de terapias permiten que el “avatar” o la personalidad entre en contacto y se comunique con el espíritu para ir soltando apegos, deshaciendo bloqueos y traumas y liberando dolor.

Todo con el fin de entender de manera más profunda quiénes somos y descubrir el ser de luz amoroso que somos.

>>>> Si quisieras recibir una sanación energética, me puedes escribir a info@mente-conciencia.com para recibir más información sin compromiso. Realizo sesiones de Reiki y terapia E.A.E. (energía almíca espiritual) canalizada por el reconocido médium canalizador Juan Carlos García Gimeno. <<<<

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre protección de datos
Responsable Mente-conciencia.com +info...
Finalidad Gestionar y moderar tus comentarios. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios Automattic Inc., EEUU para filtrar el spam. +info...
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba